Presentación


486

E.P. Antropologia como fundamento el avance académico, científico y cultural, que nos lleva a construir un modelo de estudios, no solamente para formar profesionales en antropología que conozcan y comprendan en teoría y práctica la naturaleza del hombre su cultura y sociedad con su componente máximo la cultura, sino para humanizar a la propia sociedad y a las instituciones sociales que la componen, una de las cuales es precisamente la universidad.

La ciencia del futuro y los derroteros de los estudios universitarios del siglo XXI, ameritan la calidad de la enseñanza con una permanente evaluación y autoevaluación. Sin embargo, esta calidad no será tal si no exhibimos disposición humana y virtud para entender los problemas humanos e institucionales; ello nos hace pensar que la antropología es indispensable en las actuales y futuras circunstancias, por el bien de la humanidad a pesar de las resistencias que operan en ciertos círculos académicos, porque no les conviene la humanidad institucional con un manto de cultura organizacional, que a fin de cuentas, es la personalidad que deben sostener las instituciones.

Nuestros alumnos, de procedencia multicultural, sabrán que la filosofía de nuestra Escuela profesional es la mejora constante para alcanzar la calidad de la educación y su posterior acreditación con calidad humana. Desarrollando un conjunto de valores como la justicia, libertad, democracia, tolerancia, creatividad, entre otros, como principios fundamentales de nuestro quehacer académico.

Las actividades académicas de cualquier índole, así como las institucionales en general, deben abrigar el calor de la concepción antropológica del mundo y de la vida, sobre todo en este altiplano primordial de cultura milenaria, donde la vida y la cultura alcanzaron un desarrollo maravilloso, espacio en el cual se domesticó la papa y otras tantas plantas y animales al servicio del hombre para la satisfacción de sus necesidades y de donde también se irradió la cultura a los confines del mundo.

De esta suerte, la antropología sigue las huellas del hombre para guiar el destino de sus días en el futuro, pero con la finalidad de humanizar la vida, objeto de estudio, para alcanzar el desarrollo, la paz, la armonía y un clima institucional sano, a pesar de existir voces y corrientes que pretendan alejarse del objeto primordial de nuestra ciencia.